viernes, 25 de enero de 2019

Crónica Encuentro con Jean Claude Aebischer (septiembre 2018)

Tomás nos hace un breve resumen de su experiencia durante la visita de nuestro apreciado Jean Claude. Para leerla tendréis que ir a la entrada completa.

CRÓNICA CURSO JEAN CLAUDE

El pasado mes de Septiembre nos visitó un año más Jean Claude Aebissier para impartirnos un curso de Aikido y, fruto de dicha visita, aquí os presento esta modesta crónica del mismo.
La tardanza en el nacimiento de esta crónica es fruto del poso que, lenta pero constructivamente, produce una reflexiva y enriquecedora maduración personal a través de este maravilloso arte, en el más amplio, profundo y beneficioso sentido de la palabra, marcial que practicamos.
Es loable que un maestro de la contrastada categoría de Jean Claude tenga a bien visitarnos con la asiduidad que lo hace, fundamentalmente por lo que supone el aforo inversamente proporcional a la distancia que debe recorrer para compartir sus conocimientos con nosotros, lo que personaliza una de las cualidades del Aikido y él representa en ese sentido. En una época en la que la medida de todo no se establece en lo personal y humano sino en lo material y empírico, su esfuerzo encarna los valores vivos del noble arte que practicamos y, por ende, es un referente y revulsivo para los que día a día tratamos de crecer en la senda dejada por Morihei Ueshiba.
Fuera de toda duda queda, por supuesto, la fluidez, viveza, su énfasis en el centro de gravedad, circularidad, atención permanente, predisposición a la respuesta, la alegría que rezuma su práctica y, por ello, no es preciso el listado de las técnicas realizadas durante tan breve pero intenso y aleccionador curso. Práctica que traslada a su día a día, a su quehacer vital, como siempre ejemplifica en los momentos que compartimos fuera del tatami, en las conversaciones que con él tenemos, en las impresiones que intercambiamos y que, nuevamente, nos lo presentan, como decía Itsuo Tsuda en su libro, como un “Uno”, unificado en sus principios y creencias, en su comportamiento y actuaciones, independientemente de que las mismas deban ser aplicadas dentro del tatami o fuera del mismo, su “savoir faire”
Un curso el de Jean Claude, en definitva, provechoso a todos los niveles y que, esperemos, se repita durante muchos más años y al que, desde estas humildes líneas, os invito a acudir.
Tomás Escamilla Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si piensas que tienes algo que decir al respecto no dudes en usar los comentarios. Tu opinión, siempre que sea respetuosa, es bienvenida.